Categorías
MUNDIALES NOTICIAS

Dormir poco hace que comas más, según estudio

comer_muchoREDACCIÓN INTERNACIONAL.– Un estudio elaborado por investigadores la Universidad de Nebraska-Lincoln (Estados Unidos), y publicado en “Journal of Health Psychology”, ha demostrado que dormir poco durante la noche provoca un aumento de la ingesta excesiva de comida, tanto en adultos como en niños.

Y es que, aunque se conoce que una mala noche de sueño puede afectar a la realización de las actividades cotidianas al día siguiente, todavía no se ha estudiado pormenorizadamente si, también, influye en el consumo abusivo de alimentos e, incluso, en la elección de estos.

«La ingesta de alimentos está implicada con muchos problemas de salud crónicos como, por ejemplo, la obesidad, diabetes o las enfermedades del corazón. Además, sabemos que la dieta es a menudo un objetivo del tratamiento para prevenir la aparición de estas patologías», han señalado los investigadores Lundahl y Timothy D Alyssa Nelson.

Sin embargo, prosiguen, no se han estudiado los mecanismos que vinculan los patrones de sueño interrumpido con el aumento del consumo de alimentos, lo cual puede ser «importante» a la hora de abordar las estrategias de prevención y los tratamientos de enfermedades crónicas.

En este sentido, los expertos han comprobado que después de una mala noche, la hormona que controla el apetito se ve afectada y provoca un mayor estrés emocional lo que, a su vez, hace que aumenten las ganas de comer para compensar la falta de energía.

«El estudio tiene implicaciones importantes para los tratamientos, los cuales a menudo sólo se enfocan en las intervenciones dietéticas. Es necesario que las personas sean conscientes de los resultados de este estudio para que, así, tengan cuidado con la calidad y cantidad de alimentos que ingiere cuando duerme mal», ha zanjado el editor del ‘Journal of Health Psychology’.
Fuente: ABC.es

Categorías
MUNDIALES NOTICIAS SIN CATEGORIA

Cámaras captan tiroteo; bebés corrían peligro

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Una madre graba con su celular a los niños bailando cumbia en el descanso de una escalera en una edificación tipo Fonavi. De repente lo que es alegría se torna tenso. Se escuchan disparos. Los niños expresan su miedo. La imagen muestra a sujetos que corren, con camisetas de Colón y Unión, en medio del conflicto barrial y a uno de ellos -con remera verde- se lo puede ver empuñando un arma.

No mucho más se pudo saber hasta ahora de este video. Quien lo envió a través del WhatsApp dijo que lo recibió de otro contacto y desconoce cuándo y dónde ocurrió. Lo cierto es que por lo antes dicho se puede deducir que fue en nuestra ciudad.

En innumerables ocasiones los cronistas de Sucesos de este diario escuchan las preocupadas voces que desde distintos sectores de la ciudad reiteran que “no es posible llevar una vida normal” cuando con asiduidad hay que convivir con la violencia extrema de quienes con impunidad disparan armas de fuego en plena calle y a cualquier hora del día.

A diario los cronistas recorren las calles y relevan testimonios de vecinos que desesperados piden que alguien resuelva el problema. Aquí se muestra un video que ilustra esta situación tantas veces relatada.

Hay padres que, como consecuencia de este tipo de hechos, prohíben a sus hijos jugar en las veredas o los parques de sus barrios. Hay otros que se resisten a confinar al encierro de sus casas a sus hijos y los dejan salir conscientes de que podría ocurrir lo que tanto temen.

La realidad golpea cada tanto a ciertos sectores de la ciudad con la aparición de víctimas inocentes que sufren las consecuencias de los enfrentamientos entre bárbaros. Una realidad que genera luego un estigma que se traslada a todos como si fuera lepra y que marca la niñez y la adolescencia de muchos que lo naturalizan y hasta lo viven sin sorpresa.