Categorías
DEPORTES NOTICIAS

Durant, Irving, Westbrook y Whiteside se visten de líderes ganadores

HOUSTON. El alero Kevin Durant, con un triunfo lleno de suspense de su equipo de los Warriors de Golden State, encabezó la lista de cinco jugadores que se convirtieron en los líderes ganadores de sus respectivos equipos en la jornada de la NBA.

La figura de Durant brilló de manera especial en ataque de los Warriors al aportar un doble-doble de 37 puntos, 11 rebotes y cuatro tapones que les permitieron completar remontada de nueve puntos en el cuarto periodo y vencer de locales por 110-107 a los Spurs de San Antonio.

La victoria de los Warriors tuvo como invitada de honor a Denise Long-Rife, quien fuese la primera mujer seleccionada por la NBA en el sorteo de 1969, y convertida en un símbolo en la jornada dedicada al «Día Internacional de la Mujer».

«Es un día muy especial», declaró emocionada Long-Rife. «Me siento muy emocionada y honrada de encontrarme esta noche aquí».

Los Resultados: Nets 125, Hornets 111; 76ers 99, Heat 108; Celtics 117, Timberwolves 109; Suns 87, Thunder 115; Spurs 107, Warriors 110.

Long-Rife presenció la exhibición de Durant, que tuvo doble valor al hacerla sin la presencia del base estrella Stephen Curry, que tuvo que abandonar el partido al inicio del primer cuarto con un esguince de tobillo derecho.

Durant, ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de las pasadas Finales de NBA, con sus dos tapones estableció la mejor marca de profesional 108, que superó los 105 que había establecido en la del 2012-13.

Junto a Durant, otros cuatro jugadores tuvieron números de dos dígitos, incluido el pívot JaVale McGee y el escolta Klay Thompson que aportaron 13 tantos cada uno, y los Warriors tienen marca perfecta de 7-0 desde el descanso del Partido de las Estrellas.

El ala-pívot Draymond Green logró el tercer triple-doble de la temporada al aportar 11 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias.

El ala-pívot LaMarcus Aldridge volvió a ser el líder de los Spurs tras aportar un doble-doble de 30 puntos, 17 rebotes y cuatro asistencias que no evitaron la séptima derrota en los últimos nueve partidos disputados.

Kyrie Irving regresa triunfante a los Celtics

El base estrella Kyrie Irving regresó a la competición tras perderse un partido y los Celtics de Boston se beneficiaron de inmediato de su liderazgo al conseguir la victoria a domicilio por 109-117 ante los Timberwolves de Minnesota.

Irving encabezó el ataque balanceado de los Celtics al conseguir 23 puntos, ocho asistencias, siete rebotes y recuperó dos balones.

Mientras que el pívot dominicano Al Horford también fue factor ganador al aportar 20 puntos, ocho rebotes y seis asistencias en 34 minutos de acción.

El ala-pívot Marcus Morris, como sexto jugador, también fue decisivo en la victoria de los Celtics (46-20), la sexta en los últimos siete partidos disputados, que los mantienen en la lucha por el liderato de la División Atlántico y mejor marca de la Conferencia Este, que sigue en poder de los Raptors de Toronto (47-17), que tuvieron jornada de descanso.

El ala-pívot serbio Nemanja Bjelica con 30 puntos, su mejor marca como profesional, tras anotar 11 de 16 tiros de campo, incluidos seis de nueve intentos de triple, surgió como el líder de los Timberwolves (38-29), que perdieron el tercer partido consecutivo.

Además Bjelica también domino en dentro de la zona al capturar 12 rebotes, incluidos 10 defensivos, que tampoco impidieron la derrota, que los ha colocado en el sexto puesto de la Conferencia Oeste, empatados con los Thunder de Oklahoma City que ganaron de locales por paliza de 115-87 a los desahuciados Suns de Phoenix.

Paliza de los Thunder a los Suns, 115-87

El base Russell Westbrook aportó 27 puntos, ocho rebotes y nueve asistencias que lo dejaron al frente del ataque de los Thunder que se exhibieron ante los Suns de Phoenix a los que vencieron por paliza de 115-87.

El alero Paul George llegó a los 21 puntos, el escolta Corey Brewer consiguió 17, el pívot neozelandés Steven Adams llegó a los 16, y el alero de origen puertorriqueño Carmelo Anthony encestó otros 11 puntos.

El escolta hispano Devin Booker, que se puso una cinta en la cabeza por primera vez desde que está en la NBA, volvió a ser el líder del ataque de los Suns al conseguir 30 puntos, los mismo que hace una semana también logró en el duelo entre ambos equipos, pero que se disputó en Phoenix.

El Heat vence a 76ers 108-99

La aportación del pívot Hassan Whiteside (26 puntos), que ganó el duelo individual al camerunés Joel Embiid, y la experiencia del escolta Dwyane Wade fueron la clave que permitió a los Heat de Miami vencer por 108-99 a los Sixers de Filadelfia y avanzar en la lucha por asegurar el pase a la competición de los playoffs.

Mientras que Wade consiguió 16 tantos, incluidos los decisivos en el cuarto periodo, cuando los Heat rompieron el marcador a su favor y aseguraron la vitoria que los dejó con marca de 35-31, la séptima mejor de la Conferencia Este, por detrás de los Sixers (35-29), que son sextos.

El ala-pívot croata Dario Saric logro un doble-doble de 20 tantos y 10 rebotes que le permitió ser el líder de los Sixers, que también tuvieron el apoyo del escolta J.J.Redick al anotar 19 y Embiid logró 17 puntos.

Nets 125, Hornets 111

El escolta-alero Allen Crabbe aportó 29 puntos, incluidos los seis primeros intentos de triple que hizo, y capturó ocho rebotes como líder del ataque balanceado de los Nets de Brooklyn que se impusieron a domicilio 111-125 a los Hornets de Charlotte, en el duelo de equipos perdedores de la Conferencia Este.

Categorías
DEPORTES NOTICIAS

Los Warriors fueron el mejor equipo; lesión de Irving sería fatal para Cleveland

curryHOUSTON.- Se completó el primer partido de las Finales de la NBA y se cumplieron cada uno de los pronósticos, con los Warriors de Golden State como mejor equipo, el alero LeBron James, convertido en el Jugador Más Valioso (MVP), y se dio la nota negativa de la lesión del base Kyrie Irving, que de ser grave, puede ser de efectos muy negativos para los Cavaliers de Cleveland.

Los Warriors tuvieron que ir a la prórroga antes de vencer 108-100 a los Cavaliers, en el primer partido de unas Finales de la NBA que no disputaba el equipo de Golden State desde 1975 cuando consiguieron el título de liga.

Precisamente la falta de experiencia en las Finales de todos los jugadores que conforman la plantilla hizo que se notase al comienzo del partido, con la imprecisión y falta de acierto en las acciones ofensivas que tuvieron los Warriors.

Factor que aprovecharon los Cavaliers, mucho más tranquilos, al tener de su lado nada menos que a James, el jugador más en forma que hay actualmente en la competición y con cinco Finales de la NBA consecutivas y dos títulos en su haber.

Pero los Warriors, como les ha sucedido en todas las eliminatorias anteriores de playoffs, Pelicans de Nueva Orleans, Grizzlies de Memphis y Rockets de Houston, vinieron de menos a más y al final volvieron a ser el mejor equipo en el campo.

El base Stephen Curry, el MVP de la temporada y su líder, reconoció que el equipo no comenzó bien y tendrán que mejorar de cara al segundo partido, pero al final supieron presionar y realizar una gran defensa que sólo permitió a los Cavaliers anotar dos puntos en la prórroga.

“Tenemos que establecer antes en control en el partido, no dudo que lo haremos en el segundo partido”, comentó Curry que concluyó el partido con 26 puntos, ocho asistencias, cuatro rebotes y dos recuperaciones de balón. “Cada uno se implicó en el juego y lo dio todo en el campo”.

Las estadísticas muestran que en las últimas siete veces que el ganador del premio MVP de la temporada regular que jugó las Finales de la NBA y ganó el primer partido su equipo también consiguió el anillo de campeón.

Mientras que el escolta Klay Thompson volvió a ser el complemento perfecto en el juego ofensivo de Curry al conseguir 21 puntos, seis rebotes y pudo dos tapones.

Thompson, hijo del exjugador Mychal Thompson, que también disputó 18 partidos de las Finales, pero en ninguno de ellos pudo anotar tantos puntos.

“Es cierto que no comenzamos bien, pero es algo que nos ha pasado desde el inicio de la temporada, sin embargo, siempre sabemos encontrar el camino de hacer mejor las cosas y ganar”, señaló Thompson.

El resto del equipo de los Warriors cumplió, incluidos los defensas que fueron muy superiores a los de los Cavaliers al aportar 34 puntos, incluidos 15 del escolta-alero Andre Iguodala, que se convirtió en el factor sorpresa ganador por la gran labor defensiva que también realizó.

Aaunque no pudo impedir que James fuese la gran estrella y estableciese su mejor marca encestadora con 44 puntos, ocho rebotes y seis asistencias.

Pero como el resto de sus compañeros desapareció en la prórroga cuando el equipo sólo pudo anotar dos puntos.

“Hay que darle crédito a los Warriors que al final fueron mejores, pero nosotros tuvimos todas las oportunidades para ganar el partido”, comentó James. “Mi tiro a canasta antes que concluyese el tiempo reglamentario es el que hago normalmente, pero esta vez no entró”.

Lo que más le preocupa a James es la lesión de Irving, que tuvo que abandonar el campo en el tiempo de prórroga y aunque los primeros exámenes dan negativos en cuento a daño en la estructura de la rodilla izquierda, su baja genera preocupación.

“Había trabajado muy duro los últimos ocho días para estar a su mejor nivel y lo consiguió, ahora tuvo que abandonar el campo en muletas y no es la mejor señal”, comentó James.

Por su parte, el equipo no dará a conocer el verdadero alcance de la lesión que sufre Irving hasta que se le haga hoy viernes un examen de resonancia magnética, aunque todo parece indicar que, su participación en el segundo partido, programado para el domingo, es más que cuestionable.

“Por el tono de mi voz podrán notar que estoy preocupado”, comentó Irving al concluir el partido. “Lo mínimo que ha sucedido es que se me haya agravado de nuevo los problemas de tendinitis que he venido arrastrando”, comentó Irving que durante el tiempo que estuvo en el campo aportó 23 puntos, siete rebotes, seis asistencias y recuperó cuatro balones. “Había jugado muy bien”.

Por su parte, el entrenador de los Warriors, el novato Steve Kerr, señaló que odiaba ver salir del campo a un jugador lesionado y esperaba que Irving pudiese jugar toda la serie.