Categorías
DEPORTES NOTICIAS

Mucha incertidumbre y poco público para recibir a la llama olímpica en Japón

TOKIO.- La llama olímpica llegará este viernes a Japón para iniciar un recorrido por todo el país que tendrá lugar sin presencia multitudinaria de público y entre dudas crecientes sobre si los JJOO de Tokio podrán celebrarse este verano debido al coronavirus.

La llama será transportada en un avión que partirá este jueves desde Grecia y llegará al aeropuerto tokiota el viernes, antes de iniciar un trayecto por territorio nipón que promete ser uno de los más atípicos de la historia reciente de los Juegos por las medidas excepcionales contra el COVID-19.

EL PLAN PARA ESQUIVAR LA CUARENTENA

Estaba previsto que una delegación liderada por el presidente del comité organizador de Tokio 2020, Yoshiro Mori, y la ministra de los JJOO, Seiko Hashimoto, viajaran a la ceremonia de entrega de la llama en Atenas, pero este plan se ha visto alterado por las complicaciones del transporte aéreo derivadas del coronavirus.

Y es que Grecia aplica una cuarentena obligatoria de dos semanas a todas las personas que lleguen al país procedentes del extranjero, al igual que hace Japón con todos los viajeros que lleguen al país desde 38 países europeos.

La exnadadora olímpica Naoto Imoko será la encargada de recoger la antorcha, que a su vez será custodiada por varios oficiales de Tokio 2020 que se encuentran en Grecia y la entregarán a su llegada prevista el viernes a la base aérea de Matsushima (nordeste de Japón), donde se celebrará una ceremonia de bienvenida de escala reducida.

UN ESTRENO DESLUCIDO

Tras su llegada a Japón, la llama olímpica -para entonces ya prendida en la antorcha con forma de flor del cerezo- será expuesta al público durante una semana en varias de las localidades niponas más castigadas por el terremoto y el tsunami de 2011, junto a diversos actos y festejos que han sido suspendidos.

El relevo de la antorcha olímpica arrancará el próximo día 26 en el J-Village, unas instalaciones deportivas en la prefectura de Fukushima (noreste) que servían hasta hace poco como base logística para acceder a la accidentada planta nuclear de Fukushima Daiichi.

El comienzo del recorrido de la antorcha a manos de las “Nadeshiko” (la selección femenina de fútbol campeona mundial en 2011) iba a marcarlo una ceremonia abierta al público, pero finalmente tendrá lugar sin asistentes para evitar posibles contagios por el coronavirus y siguiendo las recomendaciones del Gobierno nipón.

El lema elegido para el relevo es “La luz ilumina nuestro camino” y con su recorrido se aspiraba a que las regiones que aún arrastran los estragos de la catástrofe se sintieran partícipes en la cuenta atrás hacia los Juegos que acogerá, en principio, la capital nipona.

Pero el recorrido que atravesará las 47 prefecturas ha quedado deslucido por el brote del coronavirus, que empujó al Gobierno nipón a tomar medidas drásticas para prevenir su propagación durante como recomendar la cancelación de eventos culturales y deportivos multitudinarios y cerrar todos centros escolares durante todo marzo.

ESCASO PÚBLICO Y CON MASCARILLAS

En este escenario de crisis sanitaria, los organizadores de Tokio 2020 han optado por seguir adelante con el relevo de la antorcha aunque recomendaron a los ciudadanos no acudir de forma multitudinaria a su paso, sin haber llegado a prohibir la presencia de público.

“Nos vemos obligados a pedir a la gente que no acuda masivamente a las calles para ver la llama olímpica”, dijo Muto el pasado martes en una rueda de prensa donde prácticamente todos los asistentes llevaban mascarilla, un probable anticipo de lo que se verá en torno a la caravana olímpica.

Los organizadores también pidieron a los japoneses que se abstengan de salir a las calles al paso del relevo “si se encuentran mal”, aconsejaron mantener “una distancia de seguridad” entre ellos y advirtieron que se podría modificar el recorrido en caso de que se concentrara demasiado público.

Los responsables de Tokio 2020 quieren extremar así las precauciones dada la situación del coronavuirus en Japón, que por el momento parece controlada al haberse registrado un número mucho menor de contagios -en torno a un millar- que en otros países asiáticos o europeos.

Sin embargo, la incertidumbre sobre si la antorcha terminará encendiendo el pebetero olímpico el en Estadio de Tokio el próximo 24 de julio como está planeado aumenta conforme se aproxima el evento y a medida que la pandemia de COVID-19 se expande por todo el mundo.

A pesar de que el Comité Olímpico Internacional y los organizadores aún insisten en el mensaje de que los Juegos siguen adelante con el plan original, cada vez son más las voces de atletas y representantes de federaciones nacionales o incluso del organismo internacional que piden considerar como mínimo un aplazamiento.

Categorías
DEPORTES NOTICIAS

El 70 % de los japoneses cree que los JJOO no comenzarán en la fecha prevista

TOKIO.- El 69,9 % de los japoneses cree que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no podrán llevarse a cabo en las fechas previstas, según una encuesta de la agencia local Kyodo difundida hoy.

De acuerdo con el sondeo, realizado con una muestra de 1.032 personas consultadas telefónicamente durante el pasado fin de semana, sólo un 24,5 de los nipones cree que las pruebas deportivas olímpicas empezarán en la fecha programada, el 24 de julio próximo.

La celebración de los Juegos Olímpicos ha sido puesta en duda a causa de la pandemia de coronavirus y los problemas que están surgiendo para los desplazamientos internacionales de deportistas en las pruebas de clasificación o en competiciones previas, así como la cancelación de algunas de ellas.

El Comité Olímpico Internacional (COI) y los organizadores de Tokio 2020 mantienen las fechas programadas inicialmente, aunque están pendientes de las recomendaciones que haga la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Categorías
DEPORTES NOTICIAS

Tokio 2020 no quiere hablar sobre si tiene un plan B

TOKIO.- La antorcha olímpica ya está camino de la capital nipona, pero a estas alturas se desconoce el plan B que puedan tener los organizadores de Tokio 2020 en caso de que la pandemia de coronavirus trastoque todo lo previsto sobre su celebración.

Como cada cuatro años, Grecia fue escenario este jueves de la ceremonia para el encendido de la antorcha olímpicas, que llegará la próxima semana a Japón para inicial el recorrido final, antes de que los juegos comiencen este 24 de julio.

Pero hoy en día se desconoce si la antorcha llegará a encender el pebetero de Tokio, si lo hará meses o años después o si, definitivamente, Tokio perderá la oportunidad de ofrecer unos juegos para los que viene preparándose desde hace años.

Y es que desde que el fantasma del nuevo coronavirus surgió en China, la atención en Japón se dirigió a los Juegos Olímpicos, pero una y otra vez sus organizadores han insistido en que no hay cambio de planes, aunque cada día surgen más voces que lo ponen en duda.

El último ha sido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien en unas declaraciones a los periodistas sugirió este jueves la posibilidad de aplazarlos un año para evitar el riesgo de que se lleguen a celebrar las pruebas olímpicas “con los estadios vacíos”.

Pero al igual que ha ocurrido en otras ocasiones, tanto las autoridades niponas como los organizadores olímpicos han salido al paso insistiendo en que no hay cambio de planes, que se siguen con las preparaciones y que la fecha de inicio se mantiene.

“Ni el Comité Olímpico Internacional (COI) ni el Comité Organizador (de Tokio 2020) han considerado ningún aplazamiento o cancelación de los Juegos”, afirmó hoy la ministra nipona para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, Seiko Hashimoto.

También dijo lo mismo el presidente del COI, Thomas Bach, en declaraciones a los periodistas en Grecia con motivo de la ceremonia del encendido de la llama olímpica.

“Estamos absolutamente en línea con nuestros anfitriones japoneses en nuestro compromiso de ofrecer unos Juegos Olímpicos seguros en julio de este año”, afirmó Bach.

Aun así, hay poca luz sobre qué opciones tienen los organizadores si la pandemia sigue generando restricciones en los desplazamientos en casi todo el mundo, infectando a más países y más gente y dejando un reguero de muertos que ha costado la vida de más de 4.600 personas.

No ha sido sólo Trump el que ha sugerido el aplazamiento de un año como alternativa.

Este miércoles, en declaraciones a varios medios, el integrante de la junta ejecutiva del Comité Organizador de Tokio 2020, Haruyuki Takahashi, dijo que lo “más realista” sería aplazar las pruebas olímpicas uno o dos años, en lugar de cancelarlas.

“Hay más posibilidades en verano dentro de dos años porque hay un espacio entre otros eventos deportivos internacionales”, dijo Takahashi en declaraciones al grupo Asahi.

“Si vamos a posponer los JJOO, tenemos que prepararnos desde ya (…). El tiempo se está agotando”, agregó.

Ya a finales de febrero pasado, el decano de entre los directivos integrantes del COI, el canadiense Dick Pound, señaló que si la pandemia de coronavirus llega a ser peligrosa para los JJOO los organizadores optarían por cancelarlos, en lugar de aplazarlos.

Todas y cada una de estas posturas han servido para que los máximos responsables desmintieran machaconamente cualquier intención de cambiar el calendario, pero no se han dado a conocer las alternativas que puedan existir, y tampoco cuándo podrá tenerse certeza de qué va a pasar finalmente.

Fue precisamente Pound quien aventuró que, de cualquier forma, no se tendrá una idea clara sobre qué ocurrirá finalmente hasta finales de mayo.

Aunque no existe total certeza de que, para entonces, se conozca la evolución de la pandemia, que expertos japoneses creen que puede prolongarse durante meses.

El mismo Bach mantiene la incógnita, aunque en las últimas horas apuntó que, en todo caso, se seguirán las “recomendaciones” de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Tendremos que reaccionar con mucha flexibilidad”, dijo Bach en una entrevista con la cadena alemana ARD, según han recogido hoy medios nipones.